Glufosinato de amonio: el agroquímico que reemplaza al Glifosato

Ambiente Destacados

El glufosinato está registrado para ser usado en cultivos, áreas industriales, zonas públicas y residenciales. Es un herbicida de contacto y acción sistémica que se aplica principalmente en cultivos de maíz y es impulsado como la solución para controlar malezas de cultivos transgénicos tolerantes a otros herbicidas. Se presenta como ideal para tratar campos cultivados con el reciente Trigo Transgénico HB4. Pero, ¿conocemos cuáles son todas sus consecuencias en la salud?

Por Vanesa Rosales de la Quintana*

Los efectos del glufosinato de amonio en los seres humanos se producen en el sistema nervioso central. Debido a que su estructura química es análoga al ácido glutámico, logra inhibir a la enzima descarboxilasa, produciendo la disminución del neurotransmisor GABA. En las plantas, al neutralizar la síntesis de la glutamina, incrementa la concentración de amoniaco en las células y al mismo tiempo inhibe la fotosíntesis. La totalidad de sus mecanismos de acción aún se desconocen con exactitud.

Su auge radica en que es compatible con todas las biotecnologías que existen hoy en el mercado, además de otros principios activos e insecticidas.

Las malezas han sido sometidas a una alta presión de selección debido al uso intensivo del glifosato en los sistemas productivos, lo que ha generado el aumento de resistencia a este herbicida. Existen más de 400 especies de plantas reportadas como resistentes a diferentes modos de acción, incluyendo inhibidores de la síntesis de aminoácidos, triazinas, inhibidores de la síntesis de lípidos y auxinas sintéticas, entre otros. 

La frontera agrícola de Argentina es una zona de tierras dedicadas exclusivamente a cultivos, que se ha expandido sustancialmente desde los años 90 y ha dado pérdida de bosques, biodiversidad y al pase de suelos fértiles a terrenos desertificados. La demanda del mercado y de los productores por conseguir el máximo rendimiento por hectárea, llevó a que la ingeniería genética se convirtiera en la herramienta más útil del agronegocio para manejar los cultivos de forma rentable. El glufosinato de amonio renace como la solución a todas las resistencias que dio lugar el modelo intensivo de explotación de los recursos naturales.

El 7 de octubre del 2020 nuestro país autorizó la comercialización de la semilla, productos y todos los derivados del trigo transgénico HB4 IND-ØØ412-7. El trigo HB4 es el primero en aprobarse en el mundo. Tiene tolerancia a la sequía y al glufosinato de amonio. Fue desarrollado por la empresa Bioceres-Indear que además, impulsa una ley de semillas que favorezca el retorno de ganancias a las empresas.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación estableció que para su antecesor, el glifosato, la ingesta diaria admisible es de 0,3 miligramos por kilo de peso corporal. Para el glufosinato de amonio es aún menor, la ingesta admisible es de 0,02 miligramos. Resultando de mayor riesgo para la salud ante bajas dosis crónicas.

Entre los estudios de notoriedad sobre los efectos nocivos del glufosinato de amonio está el publicado en  el Journal of Hazardous Materials del año 2020 por Tianyu Dong. Titulado “La exposición prenatal al glufosinato de amonio induce alteraciones del comportamiento en mamíferos”. Demostró que la exposición con glufosinato de amonio prenatalmente genera una actividad locomotora reducida, formación de memoria deteriorada y comportamientos similares al autismo. Siendo el microbioma intestinal el que media la toxicidad en el neurodesarrollo del mamífero.

Otra investigación de importancia es “El glufosinato de amonio altera la calidad y el ADN de los espermatozoides de mamíferos”. Del año 2018, publicada en la Revista Internacional de Contaminación Ambiental de la Universidad Nacional Autónoma de México. Comprobó la disminución de la motilidad, viabilidad e incremento de las alteraciones morfológicas de los espermatozoides. Concluyendo que el herbicida afecta la calidad espermática, altera la integridad del ADN y estructura de la cromatina espermática.

Dado que los efectos del glifosato ya son bien conocidos y probada su nocividad por estudios científicos a lo largo de todo el mundo, resulta claro que la innovación en una nueva molécula desconocida como el glufosinato y su acompañante biotecnológico el trigo transgénico, sin conocimiento de todas sus consecuencias en la salud, permite a las grandes corporaciones volver a posicionarse en los contratos de futuros de la bolsa de valores. Con gran apertura del mercado, se predice un crecimiento constante hasta el 2031 para las compañías más importantes.

En tanto se logren llevar a cabo los estudios de toxicidad, serán años en que la agroindustria producirá ganancias para ellos y enfermará a la población.

* Médica. Especialista en Medicina Familiar. Auditora de Servicios de Salud. Universidad de Buenos Aires

Deja un comentario