La vuelta de los terrenos: Estudiantes y política. Entrevista a Leo Grosso y Caro Pedelacq

Destacados Gestión publica

Por Natalia Magnético y Luis Vergara

Entrevistamos a Leonardo Grosso, diputado nacional por el Frente de Todes, y a Carolina Pedelacq, Concejala de San Martín por el mismo frente. Ambos son referentes del Movimiento Evita y hacen trabajo territorial en San Martín. Además de encontrarse representando a les ciudadanes en los ámbitos legislativos, participaron de las movilizaciones que se dieron en torno a la quita de terrenos impulsada por el gobierno de Mauricio Macri en 2018.

Carolina se egresó en la UNSAM, fue consejera estudiantil y, en 2018 se encontraba dando clases en la Secundaria Técnica UNSAM y es por ello que acompañó a sus estudiantes. Recuerdo a una Carolina cantando y arengando a les pibis, comprometida con lo que para elles significa incorporarse a un mundo que, seguramente, les ha parecido siempre lejano. Ser docente es, también, acompañar los sueños.

Por su parte, Leo Grosso es estudiante de la Licenciatura en Ciencia Política de la EPyG-UNSAM. Como veremos, cuenta que su responsabilidad fue doble: como estudiante y como diputado nacional (Grosso cumple, actualmente, su tercer mandato consecutivo como legislador nacional). Leo estuvo, además, acompañando y visibilizando las clases públicas que se realizaron en el marco del desfinanciamiento a las universidades, ese mismo año.

A continuación, les dejamos la entrevista que le hicimos a la Concejala y al Diputado Nacional.

Círculo Ecuador: ¿Qué significó, para la comunidad UNSAM y la comunidad de San Martín, que en 2018 la AABE le haya cedido los terrenos a una empresa privada?

Leonardo Grosso:  2018 era una foto muy de la época ¿no?, un gobierno neoliberal, privatista, que despreciaba la universidad pública. Y el decreto que todos vimos, que le entregaba a NCA, una empresa con muchísima espalda financiera, una de las principales agroexportadoras de la Argentina, que controlaba esa empresa ferroviaria los terrenos. Era una foto muy de la época, fue tristísimo, fue durísimo generó mucha indignación.

C.E ¿Cómo viviste esto vos, siendo parte de la comunidad UNSAM y, además, diputado nacional?

L.G: Yo, particularmente, indignado como todes les estudiantes de la universidad. Estaba estudiando, cursando alguna materia, así que me encontré muy vinculado a les estudiantes de la universidad y acompañe fuertemente el proceso de movilización, el abrazo a la UNSAM. Ahí me parece que hubo una respuesta política y comunitaria muy importante que fue por parte de estudiantes, no docentes, sobre todo. Y después docentes y toda la comunidad UNSAM y de San Martín, de salir a la calle y plantear un abrazo a la UNSAM… Me parecía que era eso, de lo que hablábamos antes. La bofetada a la UNSAM, una comunidad que la abraza, y esa movilización inmensa. Todos los que somos parte de la UNSAM hace mucho tiempo sabemos que nunca hubo una movilización tan grande dentro de la universidad o por la universidad, y estaba el campus repleto de gente. Y todes cantando el himno ahí, yo lo viví con mucha emoción. Y como diputado nacional, con una responsabilidad también. Por eso hice uso de esa responsabilidad y cada sesión donde pude lo plante hasta que se resolvió el tema. Y lo planteamos en el Congreso ni bien pasó en una sesión, pidiendo una cuestión de privilegio y que se investigue. Y le hicimos las preguntas al jefe de gabinete (Peña) concretamente para entender y desarmar la mentira macrista alrededor de la entrega de terrenos, porque ellos tuvieron una respuesta bastante mentirosa. Y de hecho corroboramos que no habían dado de baja el decreto de sesión, que hoy se da de baja por el ejecutivo nacional, porque el macrismo salió a responder que lo habían resuelto, y no lo habían resuelto. La empresa privada seguía controlando el lugar.

C.E ¿Como fue tomada la noticia de que la UNSAM perdería sus terrenos y qué significó eso para les estudiantes y la comunidad de la Escuela Secundaría Técnica?

Carolina Pedelacq: Teniendo en cuenta que esto sucedió en 2018, tanto las universidades como la escuela pre universitaria venían de una serie de recortes presupuestarios por lo cual ya veníamos en una situación de fragilidad. Esto fue un hecho que tanto en lo concreto como en lo simbólico, la quita de terrenos que estaban pensados para construir la escuela secundaria fue como un detonante de lo que fue después la marcha y la manifestación en el Campus de la Universidad. no solamente por el espacio de tierra sino también por lo que estaba proyectado construirse ahí en un momento, que era la escuela secundaria tecnica. Así que fue un golpe bastante duro, si bien nunca se terminó de concretar fue, en términos simbólicos, lo que nos hizo despertar tan masivamente.

C.E: ¿Cómo fue movilizarse, preparar canciones y llegar a una UNSAM repleta de gente?

C.P: La realidad de la escuela secundaria UNSAM es bastante particular. Si bien es una escuela pública preuniversitaria, tiene un proyecto institucional con gran vocación sociocomunitaria. Es una escuela que trabaja y articula mucho con las instituciones y las organizaciones territoriales y tiene una mirada de la educación más inclusiva, muy situada, y por lo tanto siempre tuvimos mucho trabajo en lo que tiene que ver con lo comunitario, con construir las redes comunitarias. Por lo tanto organizar esa movilización, si bien nace de una situación que no era buena, tuvo mucha mística y tuvo mucha espontaneidad, la realidad es que con los y las estudiantes siempre tratamos de hablar desde una perspectiva de Derechos Humanos y de luchas por la justicia social, y por lo que nos corresponde, y por las desigualdad, por lo que hay mucha sensibilidad de parte de la comunidad de la escuela. Por lo cual fue bastante masiva, fueron muy interpeladas las familias y fue maravilloso. Fue un acto casi espontáneo de presencia para cuidar esa tierra que es nuestra.

C.E: ¿Qué significa que la UNSAM recupere sus terrenos?

L.G: Hoy cuando nos despertamos con esta noticia, que entre muchos veníamos gestionando desde el día cero del gobierno de Alberto Fernández, y con una vocación muy de reparación, lo que sentimos fue eso. Como una sensación de este es el Estado que tiene que estar donde tiene que estar. Acompañando los espacios educativos públicos, priorizando la educación pública como gesto del Estado Nacional. La sensación de alivio y reparación. Reparación sobre todo, más que de alivio. Por que la idea de quitarle terrenos a una universidad pública, para dárselos a una empresa privada con mucha espalda financiera, como decía antes, fue como una bofetada a la dignidad de nuestra universidad.

C.E ¿Qué significa, para la comunidad de San Martín, que la Universidad recupere su espacio?

C.P: La universidad de San Martín tiene un gran arraigo territorial en lo que es el partido, tiene actividades y prácticas que se vinculan mucho con el territorio y por lo tanto la población de San Martín se ha apropiado mucho de la universidad, es una universidad muy abierta a lo que es la comunidad del distrito, por lo cual cuando fue el conflicto muchos vecinos y vecinas lo sintieron como propio, por lo que creo que es una victoria para la población de San Martín porque el territorio educativo que abarca la universidad es la posibilidad de muchos sectores sociales de acceder por primera vez a lo que es la educación universitaria. La cercanía territorial hace a la cercanía y mejora las posibilidades de poder estudiar en la universidad.

C.E ¿Qué significa, para les pibis de la técnica y de José León Suárez, que su secundaria exista en el campus?

C.P: Les estudiantes de la escuela tienen dentro de la actividad semanal un día que van a usar instalaciones de la universidad, laboratorios, aulas, un poco la idea es ir familiarizándonos con la comunidad educativa del campus, por lo cual tener un espacio propio, claramente, vincula a lo que es toda la comunidad más universitaria con la escuela, que sabemos que muchas veces para pibes y pibas de los sectores populares es bastante chocante digamos, el ingresar a la universidad, por cuestiones materiales básicamente, entonces como ir generando ese vínculo permanente, y ser parte de la comunidad universitaria, más allá de que dentro de las prácticas y del proyecto institucional está el estar en el territorio, pero me parece que vincularlo directamente desde una propuesta educativa un poco lo que hace es borrar muchas veces esa distancia digamos, esa brecha social que hay entre jóvenes de los sectores populares y la comunidad universitaria.

C.E: ¿Crees que es una decisión que puede resultar ilustrativa sobre los intereses defendidos de los dos gobiernos que tuvieron injerencia en las decisiones?

L.G: Sin duda esta decisión es una foto de los dos modelos que tenemos. Un modelo que privatiza la educación pública, que la menosprecia, que le quita espacio, que le quita terreno concretamente. Y un modelo que al poco tiempo de asumir, el primer año de gobierno, al tiempo que se cumpla la mitad de año de gobierno restituye los terrenos como corresponde. Garantizando que la Universidad tenga el espacio para su desarrollo y garantizando que ese reclamo de la comunidad UNSAM se haga efectivo en la devolución de los terrenos.

Deja un comentario