De los barrios populares a la Universidad: La UNSAM recupera los terrenos de la Escuela Secundaria Técnica

Destacados Gestión publica

El año dos mil dieciocho nos encontró en las calles: el año en el que vimos amanecer en las puertas del Congreso, abrazadas, muertas de frío y de felicidad por la media sanción del proyecto de Ley de IVE en diputados, también nos encontró movilizades y luchando por la educación pública.

Hace dos años, el gobierno de Macri a través de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) decidió entregarle 1,2 hectáreas que forman parte de la Universidad Nacional de San Martín, nuestra universidad, al Ministerio de Transporte para el que llamaron “Plan Ferroviario”. Hoy, las nuevas autoridades de la AABE decidió que vuelvan a estar disponibles para la educación pública. Pero este no es un relato de decisiones burocráticas.

En agosto de 2018 la comunidad UNSAM y la comunidad de San Martín se organizaron. Las autoridades de nuestra casa de estudios nos habían dicho que legalmente ya no se podía hacer nada y entonces las opciones eran esperar la quita de terrenos o visibilizar lo que estaba pasando. Les trabajadorxs no docentes, les docentes, les estudiantes y agrupaciones estudiantiles, investigadorxs y autoridades confluimos en un mismo grito: “No a la quita de terrenos UNSAM”. Pero no estuvimos soles y, yo siento, eso fue lo más emocionante del proceso. La comunidad de San Martín se organizó, llenó el campus de fiesta. Un micro con pibes y pibas del secundario de la UNSAM, ubicado en José León Suárez vino a luchar por un predio que es de elles: en los terrenos en disputa, la UNSAM construirá la secundaria técnica. Luego de eso, la definición de la AABE quedó en suspenso.

En palabras de Belén De La Paz Sobral,  estudiante de la Lic. en Enseñanza de la Lengua y la Literatura de la UNSAM, “el día del abrazo fue la intensa condensación de varias semanas arduas, llenas de militancia y de ponerle al cuerpo a asambleas diarias, pasadas por aulas, recorridos por el territorio de San Martín, trenazos, conversaciones entre compañeres, con docentes, nodocentes y vecines del partido, con el fin de instalar y visualizar el conflicto”. El motivo de la organización, para ella, se puso en marcha cuando la comunidad educativa se preguntó “¿Qué sería de San Martín sin la UNSAM? Es decir: ¿qué pasaría con el trabajo de extensión que la institución realiza en el territorio? ¿Qué sería de los miles de estudiantes que, como yo, somos primera generación de estudiantes universitaries, los cuales pudimos acceder a la misma por tener una universidad en nuestra proximidad? ¿Cómo se reconfiguraría el Polo Tecnológico Constituyentes, que también era fuertemente atacado con políticas de desfinanciamiento, el cual trabaja en vinculación y retroalimentación con nuestra institución? ¿Cuántos futuros profesionales se perdería el partido y el conurbano? Y, lo más importante: ¿cuántas vidas dejarían de ser transformadas por la invaluable experiencia universitaria?”. Las preguntas de Belén visibilizan todo lo que significa para nosotres la universidad pública del conurbano.

Por su parte, Estefania, estudiante de la Lic. en Relaciones en Internacionales, nos cuenta “Como estudiante de la UNSAM desde el 2016 me encuentro hoy muy feliz sabiendo que se nos han devuelvo los terrenos por los que tanto hemos luchado. Todavía recuerdo el 2018 cuando todo comenzó. Con mis compañeres nos quedamos pintando hasta las 2. am la bandera, convocamos a toda la comunidad UNSAM a un banderazo y hemos compartido manifestaciones en marchas junto a docentes. Gracias a la movilización de muches es que hoy podemos ver los resultados. Esperemos pronto tener la escuela Superior Técnica en el predio para que la UNSAM siga creciendo junto a sus alumnes.”


“Entonamos el Himno Nacional, para luego emprender una marcha por todo el Campus hasta los terrenos en disputa, encabezada por les estudiantes de la Escuela Secundaria Técnica de la UNSAM, quienes allí visualizaban un espacio propio dentro del Campus en el futuro –futuro el cual el macrismo nos quiso arrebatar.” Belén De La Paz Sobral, estudiante de la Lic. en Enseñanza de la Lengua y la Literatura.  

El relato de Karina Manley, Licenciada en Administración Pública y Consejera Estudiantil EPyG, también da cuenta de la organización estudiantil y de la emoción que nos deja esta noticia: “hace casi 2 años, en pleno invierno, nos enterábamos que el Gobierno de la gestión anterior, a través de la Agencia de Administración de Bienes del Estado, le quitaría a la UNSAM  parte de sus terrenos para ser entregados a una empresa privada. En ese momento no dudamos, teníamos que organizarnos y defender lo nuestro. Nuestra educación pública, gratuita y de calidad. Nos querían sacar nuestros terrenos, donde la mayoría de los que formamos parte de la  Comunidad UNSAM adoptamos como nuestra segunda casa. Hoy nos atraviesa una emoción enorme, ya que la lucha dió sus frutos. Los terrenos vuelven a ser de la UNSAM gracias a la lucha del pueblo y al gobierno de Alberto Fernández.”

Ese año, como decía, estuvo repleto de jornadas de lucha. Al otro día del que llamamos “Abrazo a la UNSAM”, los gremios docentes universitarios, federaciones estudiantiles y estudiantes, es decir, las universidades públicas, marchamos desde el Congreso de la Nación hacia Plaza de Mayo por la crisis salarial de nuestres educadores y la baja del presupuesto universitario, tras dos años de desfinanciamiento de la educación llevada adelante por el gobierno de Mauricio Macri. Universidades tomadas, clases públicas y constante movilización.

Hoy es un día emocionante para la comunidad UNSAM y para el pueblo todo. Lo que defendimos en las calles hace dos años y luego votamos en las urnas el pasado 27 de octubre, con Néstor vivo en el recuerdo y en las convicciones, hoy nos permite festejar. Porque la educación del pueblo no se vende, se defiende, o, en el canto de les pibis de la secundaria UNSAM:

“la educación del pueblo no se negocia, salimos de los barrios a la universidad”

Deja un comentario