Canela: la pulsión vital de abrazar tu propia identidad

Cultura Dossier#

Estrenada hace unas semanas en Puentes de Cine, sigue en cartelera el documental “Canela, solo se vive dos veces” de Cecilia Del Valle, realizadora rosarina. Un retrato íntimo de una búsqueda personal que nos demuestra cuánto valor puede tener atreverse a ser una misma. Canela es una arquitecta rosarina que a los 48 años transicionó hacía una nueva identidad.

Por Abril García Mur

Canela tiene 62 años, es rosarina y ejerce como arquitecta, en las aulas y en las obras. La caracteriza su sensibilidad y cariño hacia quienes ama. Ríe mucho, con una risa contagiosa. Se la nota decidida, fuerte, y sobre todo valiente. “Canela, solo se vive dos veces” de Cecilia Del Valle comienza con su protagonista recorriendo la obra en construcción que está dirigiendo. En un espacio masculinizado como pocos, aparece entonces Canela, quien a sus 48 años transicionó y dejó a Ayax como una identidad del pasado. 

Cecilia del Valle, la realizadora de la película, nos propone un documental que acompaña durante 6 años la vida de Canela. Pero ella no mira a cámara, no cuenta cuál entrevistada partes destacadas de su historia, tampoco quienes la conocen. Les espectadores vivimos con Canela durante 1 hora, compartimos sus dudas, sus temores, sus amores, sus experiencias, sus clases, sus charlas familiares, sus sesiones de análisis. Somos un ojo invitado por ella y por la directora para transitar sus días y años atravesados por una decisión que más que una operación implica la búsqueda por el reconocimiento de una identidad. Esta perspectiva nos mueve del lugar en el que nos ponemos para mirar desde arriba, para ver como ajenas/os la vida de Canela, la vida de una mujer trans. Nos pone al lado de ella, nos hace vivir con ella. No podemos usar nuestro lugar externo para juzgar, victimizar, vulnerabilizar. La película nos desafía a pensar cuánta valentía tenemos para asumir quienes somos, o quienes queremos ser, tal como hizo ella unos años atrás. 

Ver Canela en nuestra actualidad nos permite reconocer la avanzada de derechos que tenemos en nuestro país, con la Ley de Identidad de Género como mayor exponente. En este contexto, es posible y necesario reflejar la vida de personas trans como Canela desde la pulsión vital que da abrazar tu propia identidad, y vivir plenamente con ella. Sin olvidar las profundas desigualdades que vive la comunidad, que incluso impactan directamente en la expectativa de vida, retratar sus historias no sólo desde el dolor, la injusticia o la inequidad es también un acto político. El derecho a la identidad, el derecho a trabajar con esa identidad, el derecho a ser cuidada y acompañada por el Estado, por amigues, por familia, el derecho a ser feliz, el derecho a amar, el derecho a desear, el derecho a vivir una, dos y mil veces. Es desde ahí también, que las identidades trans, las identidades diversas patean y enfrentan a este cis-tema.

Este documental diverso, feminista y nacional nos desafía con su perspectiva al mismo tiempo que enfrenta otro mundo masculinizado como el cine. Cecilia del Valle y Canela enfrentan juntas, crean juntas, y nos invitan a avanzar junto a ellas, a romper nuestra mirada heterosexualizada, a pensar nuestras propias identidades. Nunca es tarde para desafiar lo que nos oprime, lo que nos sujeta. 

Canela va por su tercera semana en cartelera, y puede verse hasta este jueves en Puentes de Cine, una asociación pionera en estrenar de manera virtual cine independiente de directoras y directores nacionales. Su entrada tiene un costo de 160 pesos, de los cuales 50 van para la Liga LGBTIQ+ de las provincias. 

Deja un comentario