“Es una práctica política, no de consumo, la que se dio como respuesta”

Cultura Destacados

Entrevista con Malena Pestellini, editora de Del Signo, uno de los espacios que participa de la iniciativa colectiva ¡Sálvese quien lea! Frente a la crisis y la pandemia, editoriales y librerías independientes encontraron la manera de enfrentar el temporal. Un análisis de la propuesta, y de los desafíos por venir.

Por Juan Ciucci

Círculo Ecuador: ¿Cómo surge la iniciativa “Sálvese quien lea”?

Malena Pestellini: Surge desde un grupo de editoriales independientes y librerías autogestivas con las que venimos trabajando y tejiendo lazos; frente a un panorama que cargando en la espalda cuatro años de recesión macrista, nos encuentra con las librerías cerradas, las ferias suspendidas y todas las formas de comercialización pospuestas.
Frente a esto, la iniciativa es una modalidad de compra futuro, pero sosteniendo la lógica comunitaria, donde todxs lxs actorxs participemos.
Entonces organizamos una selección de los catálogos de las 27 editoriales que estamos participando, con un descuento del 20% en los libros; mas 16 librerías de cercanía, en donde se puede retirar el material una vez que se levante la cuarentena para las librerías. Y así logramos interactuar con la comunidad lectora que cada una de las editoriales y librerías que participan en Sálvese viene construyendo.

CE: ¿Cómo se establecieron los lazos entre editoras/es y librerías?

MP: Los lazos son preexistentes a la cuarentena. Llamamos, porque eso es lo que hicimos, llamar por teléfono, a las librerías autogestivas o cooperativas con las que trabajamos hace años, y armamos juntas una modalidad que tuviese un tejido conjunto, donde las editoriales no estuviésemos pensando en la venta directa, sino en una alianza. Porque todos estos proyectos requieren asociatividad y solidaridad para su supervivencia, pero también para la resistencia.

CE: ¿Qué respuestas han tenido en estos primeros días por parte de les lectoras/es?

MP: La respuesta fue excelente. Ahí está la comunidad lectora, que no sólo quiere leer o comprar, sino que entiende lo fundamental de sostener proyectos editoriales interdependientes.
Y sostenerlos se refleja en más de 509 libros venidos en la primera semana, sabiendo que falta un tiempo para que lxs lectorxs se encuentren con ellos. Es una práctica política, no una práctica de consumo, la que se dio como respuesta.

CE: ¿Qué editoriales y que librerías participan?

MP: Son muchísimas por suerte, en el formulario que tienen para completar quienes quieran sumarse, están todas las editoriales y librerías que participan: https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLScoOJjHbhPbM4C7LfCmgUdR0OU_b-BB0xhGCqiYNrSbew-q0g/viewform

CE: ¿Cómo analizas el presente del mundo editorial y cuáles te parecen serán los desafíos por venir?

MP: Los desafíos son enormes porque no está claro cuál es el futuro.
El delivery es una forma de sostén transitorio, pero no una práctica que podemos formalizar como lógica industrial, porque acarrearía el fin de las librerías como las conocemos, más el aumento de la concentración editorial en los tres/cuatro grandes grupos existentes. Tampoco una lógica digital es una solución, porque la edición independiente argentina es impresa y probablemente allí también tengamos que batallar. En principio, y en medio de la incertidumbre, es clave sostener la lógica comunitaria y tratar de federalizar todas las iniciativas. Y a su vez, batallar para que nuestra existencia sea reconocida como tal, y se construyan políticas públicas para un sector que tiende a ser invisibilizado. ¡Sálvese Quien Lea! en éste formato dura hasta el 26/4 inclusive y ya estamos evaluando qué opciones podemos trazar para el futuro inmediato. Esta propuesta funciona, pero en un corto plazo. Ahora estamos todas discutiendo qué políticas públicas necesitamos para no hundirnos o desaparecer.

Deja un comentario